Este tercer Día Internacional de la Educación se produce a raíz de la pandemia de COVID-19 que provocó una interrupción del aprendizaje global de una escala y una gravedad sin precedentes. El cierre de escuelas, universidades y otras instituciones de aprendizaje, así como la interrupción de muchos programas de alfabetización y aprendizaje permanente, ha afectado la vida de 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países. Los gobiernos de todo el mundo actuaron rápidamente para ofrecer soluciones alternativas, pero al menos un tercio de los estudiantes del mundo no pudieron acceder al aprendizaje a distancia, mientras que se estima que los de países de ingresos bajos y medianos bajos han perdido casi cuatro meses de escolaridad en comparación. a seis semanas en los de altos ingresos. Y, desafortunadamente, la interrupción todavía está muy «con nosotros».

La pandemia ha amplificado las desigualdades sociales, económicas y digitales, poniendo a una generación en riesgo de una catástrofe del aprendizaje, como advirtió el Secretario General de la ONU en su Policy Brief sobre Educación y COVID-19. Pero también ha arrojado luz sobre la centralidad de la educación para cada sociedad, como un bien público común y la base de la cohesión social, el bienestar y las oportunidades.

A medida que la pandemia ingresa o empeora la segunda y tercera oleada de COVID-19, lo que obliga a los países a nuevos bloqueos, muchas escuelas han permanecido abiertas, incluso cuando otras instituciones y empresas están cerradas, lo que demuestra la importancia única de su papel en la sociedad y los múltiples riesgos – académicos, socioemocionales y económicos – de depender únicamente de soluciones de aprendizaje a distancia.

Al mismo tiempo, la pandemia ha sido una llamada de atención para hacer que los sistemas educativos sean más resistentes a las crisis y más inclusivos, flexibles y sostenibles. Ha demostrado la capacidad de los sistemas para innovar, ampliando las fronteras de las posibilidades de aprendizaje; la empresa de los profesores para asegurar la continuidad del aprendizaje; y destacó el inmenso valor que la educación tiene para los estudiantes, las familias y las comunidades; de hecho, perder algo, aunque sea solo temporalmente, funciona para aclarar su valor.

La acción para responder a la interrupción de la pandemia ha desbloqueado e inspirado nuevas alianzas, como se refleja en la Coalición Mundial para la Educación de la UNESCO, que ha reunido a 160 socios desde su lanzamiento en marzo de 2020. Ha reunido a organizaciones para promover e impulsar el apoyo a la educación, como lo demuestra el Campaña Save Our Future. Ha catalizado la cooperación entre gobiernos en los primeros días de la crisis y, más recientemente, en una sesión extraordinaria de la Reunión Mundial sobre Educación convocada por la UNESCO, Ghana, Noruega y el Reino Unido en octubre de 2020. En esta ocasión, los jefes de Estado y El gobierno y los ministros de más de 70 países aprobaron una Declaración que expresa un fuerte compromiso para proteger el financiamiento de la educación y describe las medidas que se adoptarán hasta fines de 2021 para salvaguardar la educación al:

1. Tomar todas las medidas necesarias para reabrir las escuelas de forma segura e inclusiva;

2. Apoyar a todos los docentes como trabajadores de primera línea y priorizar su formación y desarrollo profesional;

3. Invertir en el desarrollo de habilidades para una recuperación inclusiva;

4. Reducir la brecha digital que ha impedido a un tercio de los estudiantes del mundo acceder a la educación durante el cierre de las escuelas;

5. Proteger, si no aumentar, los presupuestos de educación; garantizar que los paquetes de estímulo apoyen las medidas para mitigar las pérdidas de aprendizaje y hacer que los más vulnerables vuelvan a la escuela; y aumentar el volumen, la eficacia y la previsibilidad de la ayuda a la educación.

Ahora que comienza un nuevo año, ha llegado el momento de intensificar la colaboración y la solidaridad internacional para colocar la educación y el aprendizaje permanente en el centro de la recuperación y la transformación hacia sociedades más inclusivas, seguras y sostenibles. Es el momento de invertir en adaptar mejor los sistemas educativos de todo el mundo a la realidad de la interdependencia que ha impulsado la pandemia y de hacer de la educación un vehículo para fomentar la justicia social, la paz, el respeto por la diversidad, los derechos humanos y los valores democráticos. Este Día Internacional de la Educación tiene como objetivo:

• Destacar compromisos y acciones de seguimiento tomadas para proteger la educación a través de la recuperación, aumentar la inclusión y combatir el abandono escolar

• Celebre las iniciativas lideradas por gobiernos, educadores, organizaciones, desde el mundo hasta el esfuerzos de base, así como asociaciones que demuestren el potencial para renovar el compromiso de la educación a los principios de equidad y relevancia

• Resaltar las mejores prácticas en leyes y políticas sobre financiamiento equitativo para la educación que efectivamente y dirigirse de manera eficiente a los más desfavorecidos a través de una herramienta incluida en Educación mundial de la UNESCO

• Dar voz a la generación COVID-19 para que exprese sus inquietudes y aspiraciones ante un futuro marcado por la recesión económica y el cambio climático.

Al igual que en 2020, este Día se organizará en asociación con varios socios, incluida la Asociación Global para la Educación y el Centro de Estudios Interdisciplinarios (CRI), y contará con la participación de socios de la Coalición Global de Educación. Capturando el espíritu del Día Internacional de la Educación, CRI y la UNESCO han encabezado un Festival Planeta del Aprendizaje para celebrar el aprendizaje en todos los contextos y compartir innovaciones que satisfacen el potencial de cada alumno, sin importar sus circunstancias.

El Día Internacional de la Educación se celebrará el lunes 25 de enero de 2021.

Fuente: Unesco – https://en.unesco.org/sites/default/files/education-day-2021-concept-note-en.pdf